lunes, enero 23, 2006

Los problemas de la luna de miel de Ricardo, cortesía de Akorn y Viajes el Corte Inglés

Queridos compañeros,

Después de leer la carta de Enrique Dans sobre su experiencia en Air Europa, me he decidido a contaros lo que me pasó este verano en mi luna de miel. Y para que evitéis viajar con El Corte Inglés y que no os pase como a mí. En el primer post, os cuento qué pasó en la luna de miel.

Bien, yo contraté la luna de miel en Viajes el Corte Inglés. Lo hice en una agencia física que está muy cerca del IE, en concreto en la de la calle López de Hoyos, un poco más arriba que Vìps.

El viaje era, resumiendo, de 10 días de safari en Kenya y Tanzania, y luego 5 en la playa en Zanzibar.

El caso es que el viaje iba bastante bien. Aunque habíamos tenido un hotel bastante lejos del parque del lago Nakuru (el Naivasha Sopa), el viaje infernal(la carretera es de aupa) allí lo habíamos tomado con resignación, aunque vimos menos animales que otros del mismo grupo de españoles que durmieron en el hotel The Lion King, que estaba en el propio lago Nakuru, porque nos tuvimos que ir antes para llegar a nuestro hotel.

Entonces, llegaba la parte más interesante del viaje en Kenya, la visita a Masai Mara. Este parque es el que sale en muchos documentales de National Geographic de la migración de Ñúes de Serengetti, cruzando el río, con los cocodrilos, etc.

Después de toda la mañana de viaje, llegamos al hotel, Dr Livingstone. Esa tarde salimos a hacer un safari (en coche) por los alrededores del hotel. Vimos pocos animales (1 hiena, 4 leones, unos elefantes, y luego hervívoros, pero no en grandes manadas) y quedamos un poco decepcionados del mítico Masai Mara. Nuestro chófer nos dijo que el día siguiente nos adentraríamos más en el parque y que veríamos muchos animales.

Al día siguiente (salimos a las 8:00) después de una excursión al norte del hotel para visitar un poblado masai, nos dirijimos al sur (muy lógico, verdad?, estando el parque lleno de poblados masai). A eso de las 12:30, llegamos a una puerta de las típicas de parques de Kenya (porque hay que pagar para entrar). El chófer pagó, y entramos.

Nada más entrar, hubo una notable diferencia: vegetación más alta (más pasto, más escondite para depredadores) y, por ejemplo, una manada de unas 1000 cabezas de ñúes (que no habíamos visto hasta ahora) que corrían en una de sus locas carreras.

Bueno, aquello pintaba bien. Pero resulta que avanzamos un poco más con las furgonetas de mierda sin tracción a las 4 ruedas, y vamos a dar en una zona pantanosa. Las furgonetas se quedaban atrapadas y tuvimos que bajar (en medio de una zona con animales peligrosos, aunque la verdad es que no se veía ninguno).
Después de 2 o tres veces, tuvimos que dar la vuelta y salir por donde habíamos entrado (a eso de las 14:00). Estuvimos una hora y poco dentro del parque.

Luego nos llevaron dando vueltas por fuera del parque, y no vimos prácticamente ningún animal. El hecho de que estábamos fuera, lo descubrimos por la noche con el mapa que llevaba uno de los chicos que iban con nosotros. Ante nuestras quejas, el más experimentado de los tres chóferes (ibamos tres grupos de la misma agencia, casi todos españoles y algún portugués) nos intentó decir que la guía estaba mal y nos enseñó un mapa, pensando que no entendíamos inglés (lamentable nuestra fama). Yo le pregunté: "Y esto de national reserve boundary, qué significa?, porque estamos bastante lejos"- Y el tío escondió el mapa y se calló, diciendo que habíamos tenido mala suerte.

Intentamos negociar con los chóferes el quedarnos una mañana más y visitar el parque de nuevo, pero no podían (querían) contactar con la agencia y nos dieron largas. Total, para tres safaris contratados, 1 hora de visita (aparte de las entradas, que estaban incluidas y que se quedarían los chóferes, imagino).

De vuelta al hotel, nos quejamos y montamos un pollo. Después de mucho marear, vino una persona sin ninguna responsabilidad de la agencia local (akorn), que no tenía ni hoja de reclamaciones. Hicimos un escrito todos los afectados en una hoja de Iberojet, y nos lo firmó, aceptando que sabían que no habíamos estado en el Masai Mara, y que no habían cumplido con su contrato, pero nos remitían al mayorista.

Naturalmente, estábamos fuera de nuestras casillas, pero no podíamos llamar a la agencia porque era Domingo.

Nos pasó alguna cosa más, como que cuando llegamos a Tanzania, la agencia local (akorn también), no sabía nada de nuestro vuelo a Zanzibar ni de nuestros billetes (y supuestamente nos los tenían que dar). Conseguí dar con el de la agencia y le dije lo que me había pasado y que se asegurara de que volábamos a Zanzíbar. Me dio buenas palabras y me tranquilizó.

Infeliz de mí, pensaba que el Corte Inglés (si no queda satisfecho, blabla) iba a responder.

A día de hoy, tras varias visitas a la agencia, escribir una carta, etc. Hemos conseguido que nos ofrezcan la friolera de ¡90 euros! por cabeza.

Resumen:

Contratamos un viaje con Viajes El Corte Inglés (pagando un sobreprecio, porque allí no había diferencias entre los que fuimos con IBEROJET, MUNDICOLOR o nosotros)

El proveedor del servicio, Akorn, no cumple con las condiciones. Nos da "gato por liebre". Nosotros confiados, pensando:"En esto estará la diferencia, pagamos más para que ahora no haya problema al reclamar".
A la vuelta, nadie se quiere responsabilizar.

En el siguiente post os cuento qué pasó al volver a Madrid.